Síntomas del aneurisma cerebral

Las enfermedades cerebrovasculares configuran uno de los problemas de mayor gravedad en materia de salud, ya que constituyen

  • la 2ª causa de muerte en el mundo,
  • la primera causa de invalidez permanente entre las personas adultas y
  • una de las principales causas de déficit neurológico en la tercera edad.

El aneurisma cerebral no suele manifestar síntomas en las etapas tempranas de su desarrollo, y sólo produce signos perceptibles si

  • ha alcanzado un tamaño considerable que afecta a los tejidos circundantes,
  • se ha iniciado un sangrado incipiente que prenuncia su ruptura o
  • se ha producido el estallido que provoca la hemorragia endocraneal.

Síntomas de la presencia de un aneurisma cerebral

Es virtualmente muy improbable identificar la existencia de un aneurisma cerebral que no esté roto (excepto que su tamaño sea considerablemente grande) porque su presencia pasa desapercibida ya que carece de manifestaciones perceptibles y de síntomas de advertencia en los estudios clínicos convencionales.

El aneurisma cerebral, durante su desarrollo no necesariamente provoca síntomas y sólo se descubre

  • luego de su ruptura, o
  • por azar durante exámenes de diagnóstico realizados por otros trastornos, como tomografías computadorizadas (TAC), imágenes por resonancia magnética (IRM), o angiografías.

Al adelgazarse el espesor arterial se produce una hernia que se manifiesta a partir de un orificio en la pared vascular a través del cual fluye la sangre que dilata al aneurisma.

La mayoría de los aneurismas cerebrales no muestra ningún tipo de síntomas:

  • un aneurisma pequeño (que no cambia de modo apreciable de tamaño) no tendrá síntomas, mientras que
  • un aneurisma más grande (que crece constantemente) puede provocar síntomas al comprimir nervios y tejidos cercanos; de presentarse, estos síntomas comprenden:
    • dolor por encima y detrás de los ojos;
    • entumecimientodebilidad o parálisis de un lado de la cara;
    • pupilas dilatadas y cambios en la visión.

Síntomas previos a la ruptura de un aneurisma cerebral

En la medida que aumenta su tamaño, el aneurisma cerebral empieza a comprimir las estructuras aledañas; como consecuencia, en ocasiones el paciente puede llegar a experimentar:

  • fatiga,
  • cefalea,
  • cambios en la conducta,
  • disminuciones en la percepción,
  • pérdida de equilibrio,
  • dificultades en la visión,
  • parálisis de un párpado,
  • problemas en el habla,
  • visión doble,
  • falta de coordinación motriz,
  • problemas en la memoria de corto plazo,
  • dificultades perceptivas.

Solo una ínfima minoría de pacientes reporta una cefalea de advertencia“aura” o “cefalea centinela” anticipatoria debida a un aneurisma que se encuentra en pérdida, con un sangrado leve que se anticipa desde algunos días, a varias semanas antes de que llegue a romperse.

Síntomas de la ruptura de un aneurisma cerebral

La eventual ruptura o colapso del aneurisma cerebral puede desencadenar un derrame intracraneal o ictus hemorrágico, lo que conduce al ACV (accidente cerebrovascular).

De acuerdo con la severidad de la hemorragia que se produce luego de la ruptura, los casos se ordenan en grados que van:

  • desde la ausencia total de signos (supervivencia del 70%);
  • la aparición de dolores de cabeza intensos, rigidez en la nuca y déficits neurológicos menores (supervivencia inferior al 50%);
  • la presencia de hemiparesis y hemiplejias, con caída en coma profundo (supervivencia de menos del 10%);
  • hasta la muerte instantánea.

Un aneurisma cerebral roto puede ocasionar la manifestación de

  • cefalea súbita,
  • pérdida de la conciencia,
  • confusión,
  • convulsiones,
  • rigidez en el cuello,
  • somnolencia,
  • sensibilidad a la luz,
  • náuseas,
  • vómitos,
  • dilatación de las pupilas,
  • afasia,
  • visión doble o borrosa,
  • hemiplejia y
  • estado de coma.

La sangre derramada “irrita” a las arterias, y puede provocar el cierre de las mismas (entidad denominada vasoespasmo), situación grave, capaz de dejar sin irrigación a un sector del cerebro, y así provocar un infarto cerebral.

Cuando un aneurisma sangra, el individuo suele experimentar una cefalea repentina muy intensa, visión doble, náuseas, vómitos, rigidez de la nuca o pérdida del conocimiento.

Los pacientes que han sufrido el estallido de un aneurisma generalmente describen a la cefalea consecuente como “el peor dolor de cabeza” de su vida, diferente en intensidad y gravedad de otros dolores de cabeza que han tenido.

En estos casos se debe procurar asistencia médica especializada inmediata.

Clasificaciones de los aneurismas rotos

Escala de Hunt y Hess

La escala de Hunt y Hess es un modo de clasificar la seriedad de una hemorragia subaracnoidea de origen no traumático ya que muestra una correspondencia concreta con el resultado deseable de su tratamiento.

Grado Características
1 Asintomático y consciente, dolor de cabeza leve y rigidez de nuca leve.
2 Dolor de cabeza y rigidez de nuca moderada sin déficit neurológico más allá de paresia de los nervios craneales.
3 Somnolencia, confusión mental y leve déficit neurológico focal.
4 Estupor y hemiparesia moderada o severa.
5 Coma y postura descerebrada.
Escala de Glasgow

La escala de coma de Glasgow está diseñada para evaluar con precisión y sencillez el nivel objetivo de conciencia de los pacientes mediante la exploración y valoración de 3 parámetros sensibles:

  • la apertura ocular
  1. Nula.
  2. Responde ante un estímulo doloroso.
  3. Responde ante una orden.
  4. Espontánea.
  • la respuesta verbal
    1. Nula.
    2. Incomprensible.
    3. Palabras inapropiadas.
    4. Conversación confusa.
    5. Conversación orientada.
  • la respuesta motriz
    1. Nula.
    2. Con extensión anormal de los miembros.
    3. Con flexión anormal de los miembros.
    4. Retracción ante estímulos dolorosos.
    5. Localización estímulos dolorosos.
    6. Obediencia correcta a las órdenes.

De la sumatoria de los puntajes parciales se obtiene un valor que va entre un mínimo de 3 (grave: 1 + 1 + 1) y un máximo de 15 (normal: 4 + 5 + 6):

 

Puntaje Traumatismo craneoencefálico (TCE)
15~14 Leve
13~9 Moderado
< 9 Grave (paciente en coma)

Escala de Fisher

De acuerdo con la cantidad de sangre evidenciada y su distribución, lo que se visualiza mediante una TAC, las hemorragias subaracnoideas pueden clasificarse de acuerdo con la escala de Fisher:

 

Grado Sangrado
I Sin sangre detectable.
II Disposición difusa de la sangre en el espacio subaracnoideo, sin coágulos localizados, con una capa vertical menor a 1 mm.
II Coágulos localizados en el espacio subaracnoideo o una capa vertical de sangre mayor o igual a 1 mm.
IV Sangre intraparenquimatosa o intraventricular.

El pronóstico para un paciente con un estallido de aneurisma cerebral depende del tamaño y del lugar adonde se localiza la hemorragia, de las condiciones neurológicas previas y subsecuentes, de la edad, y del estado de salud general.Habitualmente, 3 de cada 4 personas que padecen de esta afección y no reciben el tratamiento conveniente a tiempo mueren dentro de las primeras 12 horas, tienen una recuperación muy precaria, o sufren discapacidades severas permanentes.

Aneurisma Cerebral

¿Qué es un aneurisma cerebral?

Ilustración de un aneurisma cerebral
Haga clic en la imagen para ampliarla.

Un aneurisma cerebral (también llamado aneurisma intracraneal o aneurisma cerebral) es un área protuberante y debilitada en la pared de una arteria en el cerebro, que produce ensanchamiento o distensión anormal. Debido a la existencia de una zona debilitada en la pared de la arteria, existe riesgo de ruptura (estallido) del aneurisma.

Por lo general, un aneurisma cerebral se produce en una arteria situada en la parte frontal del cerebro que provee sangre rica en oxígeno al tejido cerebral. Cualquier arteria cerebral puede desarrollar un aneurisma. Una pared normal de una arteria consta de tres capas. La pared del aneurisma es fina y débil debido a la pérdida o ausencia anormal de la capa muscular de la pared de la arteria, con lo que sólo quedan dos capas.

El tipo más común de aneurisma cerebral se denomina aneurisma sacular o baya y representa el 90 % de los aneurismas cerebrales. Este tipo de aneurisma se asemeja a una “baya” con un tallo estrecho. Puede haber más de un aneurisma presente.

Los otros dos tipos de aneurismas cerebrales son el fusiforme y el disecante. Un aneurisma fusiforme sobresale por todos lados (en forma de circunferencia). Por lo general se lo asocia con la aterosclerosis.

Un aneurisma disecante puede producirse por un desgarro a lo largo de la capa interna de la pared de la arteria, lo que permite el ingreso de sangre a las capas. Esto puede distender un lado de la pared de la arteria o puede bloquear u obstruir el flujo sanguíneo a través de ella. Los aneurismas disecantes pueden producirse por lesiones traumáticas o pueden producirse en forma espontánea. La forma y la localización del aneurisma pueden influir en el tipo de tratamiento.

Ilustración de los tipos de aneurismas cerebrales
Haga clic en la imagen para ampliarla.

La mayoría de los aneurismas cerebrales (90 %) se presenta sin síntomas y tiene un tamaño pequeño (menor a 10 milímetros o con un diámetro menor de 4/10 de pulgada). Los aneurismas más pequeños tienen un riesgo de ruptura menor.

Aunque un aneurisma cerebral puede ser asintomático, el síntoma inicial más común de un aneurisma cerebral sacular es un dolor de cabeza repentino producido por una hemorragia subaracnoidea (HSA). La HSA sangra en el espacio subaracnoideo (el espacio que existe entre el cerebro y las membranas que lo recubren) y no en el tejido cerebral. Las hemorragias subaracnoideas de menor tamaño suceden más frecuentemente luego de un traumatismo de cabeza. Las hemorragias subaracnoideas de mayor tamaño se producen más frecuentemente por la ruptura de un aneurisma cerebral sacular (80 %). Un dolor de cabeza de cabeza repentino asociado con una HSA constituye una emergencia médica.

El aumento en el riesgo de ruptura de aneurisma se relaciona con los aneurismas mayores a 10 milímetros (menor a 4/10 de pulgada) de diámetro, en una localización dada (circulación posterior en el cerebro) y/o una ruptura anterior de otro aneurisma. La ruptura de un aneurisma cerebral está asociada a un riesgo de muerte significativo.

Los derrames cerebrales hemorrágicos suceden cuando se produce la ruptura de un vaso sanguíneo que abastece el cerebro con la consiguiente hemorragia. Cuando una arteria sangra dentro del cerebro, las células y los tejidos de éste no reciben oxígeno ni nutrientes. Además, aumenta la presión en los tejidos circundantes y se produce irritación e hinchazón. Cerca del 20 % de los derrames son causados por una hemorragia.

El aumento en el riesgo de ruptura se relaciona con los aneurismas mayores a 10 milímetros (menor a 4/10 de pulgada) de diámetro, en una localización en particular (circulación posterior en el cerebro) y/o una ruptura anterior de otro aneurisma. La ruptura de un aneurisma cerebral está asociada a un riesgo de muerte significativo.

¿Cuál es la causa de un aneurisma cerebral?

En la actualidad, no se conoce con exactitud cual es la causa del aneurisma cerebral. Los aneurismas cerebrales se asocian a distintos factores, entre otros, el hábito de fumar, la hipertensión arterial y los antecedentes familiares (genética). La causa definitiva de un aneurisma cerebral está constituida por un cambio degenerativo (descomposición) anormal (debilitamiento) de una pared arterial y por los efectos de la presión de las pulsaciones sanguíneas que es bombeada por las arterias cerebrales. Algunas localizaciones de un aneurisma pueden ejercer una gran presión sobre el mismo aneurisma, como en una bifurcación (donde la arteria se divide en ramificaciones menores).

Los factores de riesgo heredados asociados con la formación del aneurisma incluyen, entre otros, los siguientes:

  • Eficiencia de alfa-glucosidasa: Se trata de una deficiencia total o parcial de la enzima lisosomal, alfa-glucosidasa. Esta enzima es necesaria para descomponer el glucógeno y convertirlo en glucosa.
  • Deficiencia de alfa-1-antitripsina: Se trata de una enfermedad hereditaria que puede causar hepatitis y cirrosis hepática o enfisema pulmonar.
  • Malformación arteriovenosa (MAV): Se trata de una conexión anormal entre una arteria y una vena.
  • Coartación de la aorta: Se trata de un estrechamiento de la arteria aorta, la arteria principal que viene del corazón.
  • Síndrome de Ehlers-Danlos:Se trata de un trastorno del tejido conectivo (menos frecuente).
  • Antecedentes familiares del aneurisma.
  • Género femenino.
  • Displasia fibromuscular: Se trata de una enfermedad arterial, cuya causa se desconoce, que afecta mayormente las arterias medianas y grandes de mujeres jóvenes de mediana edad.
  • Telangiectasia hemorrágica hereditaria: Se trata de un trastorno genético de los vasos sanguíneos caracterizado por una tendencia a formar vasos sanguíneos sin capilares entre arteria y vena.
  • Síndrome de Klinefelter: Se trata de un trastorno genético en los hombres en el que se presenta un cromosoma sexual X.
  • Síndrome de Noonan: Se trata de un trastorno genético que produce el desarrollo anormal de muchas partes y sistemas del cuerpo.
  • Poliquistosis renal: Se trata de un trastorno genético caracterizado por el crecimiento de numerosos quistes llenos de líquido en los riñones. La poliquistosis renal es la enfermedad más común asociada con el aneurisma sacular.
  • Esclerosis tuberosa: Se trata de un tipo de síndrome neurocutáneo que puede originar el crecimiento de tumores en el interior del cerebro, la médula espinal, los órganos, la piel y los huesos.

Los factores de riesgo adquiridos asociados con la formación del aneurisma incluyen, entre otros, los siguientes:

  • Edad avanzada:
  • Consumo de alcohol (especialmente el consumo compulsivo).
  • Arterosclerosis: Se trata de una acumulación de placa (compuesta por depósitos de sustancias grasas, colesterol, desecho de células, calcio y fibrina) en la pared interna de una arteria.
  • El hábito de fumar cigarrillos.
  • El consumo de drogas ilegales, como la cocaína o las anfetaminas.
  • Hipertensión (presión sanguínea alta).
  • Traumatismo (lesión) en la cabeza.
  • Infecciones.

Un factor de riesgo es todo aquello que puede aumentar la probabilidad que tiene una persona de desarrollar una enfermedad Puede tratarse de una actividad, como fumar, de la alimentación, de los antecedentes familiares o de muchas otras cosas. Cada enfermedad tiene factores de riesgo propios.

Si bien estos factores aumentan el riesgo de una persona, no son necesariamente la causa de la enfermedad. Algunas personas con uno o más riesgos nunca desarrollan la enfermedad, mientras que otros desarrollan la enfermedad sin tener factores de riesgo conocidos Conocer sus factores de riesgo de cualquier enfermedad puede orientarlo para adoptar las medidas apropiadas, como cambiar conductas o someterse a un control clínico para la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas de un aneurisma cerebral?

Una aneurisma cerebral puede pasar desapercibida hasta el momento de la ruptura. Sin embargo, en ocasiones los síntomas se pueden presentar antes de la ruptura debido a una pequeña cantidad de sangre que ingresa al cerebro llamada “cefalea centinela”. Algunos aneurismas son sintomáticos porque presionan estructuras adyacentes, como nervios del ojo. Pueden generar pérdida de visión o movimientos oculares disminuidos, incluso sin que se produzca la ruptura del aneurisma.

Los síntomas de un aneurisma cerebral sin ruptura incluyen, entre otros, los siguientes:

  • Dolores de cabeza (raros si no se produjo la ruptura).
  • Dolor de ojos.
  • Déficit de visión (problemas en la vista).
  • Déficits en los movimientos oculares.

La primera evidencia de un aneurisma cerebral puede ser una hemorragia subaracnoidea (HSA), debido a la ruptura del aneurisma. Los síntomas que pueden presentarse junto con la HSA incluyen, entre otros, los siguientes:

  • Primera señal (aparición rápida del “peor dolor de cabeza de su vida”)
  • Rigidez en el cuello.
  • Náuseas y vómitos.
  • Cambios en el estado mental, como somnolencia.
  • Dolor en zonas específicas, como los ojos.
  • Pupilas dilatadas.
  • Pérdida del conocimiento.
  • Hipertensión (presión sanguínea alta).
  • Otros déficits (pérdida del equilibrio o de coordinación).
  • Fotofobia (sensibilidad a la luz).
  • Dolor en la espalda o en las piernas.
  • Déficits en el nervio craneal (problemas con ciertas funciones de los ojos, la nariz, la lengua y/o las orejas. Estas funciones son controladas por uno o más de los 12 nervios craneales).
  • Coma y muerte.

Los síntomas un aneurisma cerebral pueden parecerse a los de otros problemas o afecciones. Siempre debe consultar a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica un aneurisma cerebral?

Un aneurisma cerebral a menudo se descubre luego de su ruptura o por azar durante exámenes de diagnóstico como una tomografía computarizada (TC), imágenes por resonancia magnética (IRM) o una angiografía realizados a causa de otros trastornos.

Además de un examen físico y de la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico de un aneurisma cerebral pueden incluir:

  • Angiografía por sustracción digital (ASD). ofrece una imagen de los vasos sanguíneos del cerebro para determinar si existe algún problema en los vasos o en el flujo sanguíneo. El procedimiento consiste en introducir un catéter (un tubo pequeño y delgado) en una arteria de la pierna y guiarlo hasta los vasos sanguíneos del cerebro. Se inyecta un colorante de contraste a través del catéter y se toman radiografías de los vasos sanguíneos.
  • Tomografía computarizada (también denominada TC o TAC).Es un procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de radiografías y tecnología informática para producir imágenes horizontales o axiales (a menudo denominadas “planos”) del cuerpo. Una TC muestra imágenes detalladas de las partes del cuerpo, incluidos los huesos, músculos, tejidos grasos y órganos. Las imágenes de una tomografía computarizada muestran muchos más detalles que una radiografía convencional y pueden utilizarse para detectar anormalidades y para ayudar a identificar la ubicación y el tipo de derrame cerebral. Una angiografía por tomografía computarizada puede obtenerse de una tomografía computarizada para poder ver los vasos.
  • Imagen por resonancia magnética (IRM). Es un procedimiento diagnóstico que utiliza la combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras del interior del cuerpo. Es un procedimiento que utiliza campos magnéticos para detectar cambios pequeños en el tejido cerebral a fin de ayudar a localizar y diagnosticar un derrame.
  • Angiografía por resonancia magnética (ARM). Es un procedimiento de diagnóstico no invasivo que utiliza una combinación de tecnología de resonancia magnética (IRM) y una solución de contraste intravenosa (IV) para visualizar los vasos sanguíneos. El colorante de contraste hace que los vasos sanguíneos aparezcan opacos en la imagen de IRM, lo que permite que el médico visualice los vasos sanguíneos evaluados.

¿Cuál es el tratamiento para el aneurisma cerebral?

Ilustración de un aneurisma intracraneal
Haga clic en la imagen para ampliarla.

Su médico determinará el tratamiento específico para el aneurisma cerebral, de acuerdo con lo siguiente:

  • Su edad, salud general e historia clínica.
  • Alcance de la afección.
  • Sus síntomas y señales.
  • Su tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias.
  • Las expectativas de la evolución de la afección.
  • Su opinión o preferencia.

Según su situación, el médico le recomendará la intervención apropiada. Cualquiera sea la intervención que elija, el objetivo principal es reducir el riesgo de una hemorragia subaracnoidea, sea inicial o recurrente.

Se consideran muchos factores cuando se toman decisiones sobre el tratamiento de un aneurisma cerebral. El tamaño y la localización del aneurisma, la presencia o la ausencia de síntomas, la edad y la condición médica del paciente y la presencia o ausencia de otros factores de riesgo para la ruptura del aneurisma. En algunos casos, no se indica un tratamiento para el aneurisma, sino que se hace un seguimiento estrecho del paciente. En otros casos, puede indicarse un tratamiento quirúrgico.

Ilustración de un clipaje de aneurisma intracraneal
Haga clic en la imagen para ampliarla.

Existen dos tratamientos quirúrgicos primarios para el aneurisma cerebral.

  • Craneotomía abierta (clipaje quirúrgico). Este procedimiento consiste en la extirpación quirúrgica de parte del cráneo. El médico expone la arteria con el aneurisma y coloca un clip metálico a través del cuello del aneurisma para evitar que la sangre fluya por el saco del aneurisma. Una vez finalizado el clipaje, se reinserta el cráneo en la posición adecuada.
Ilustración de un procedimiento con espiral para un aneurisma intracraneal
Haga clic en la imagen para ampliarla.
  • Espiral endovascular o embolización con espiral. El espiral endovascular es una técnica mínimamente invasiva, es decir, no requiere de una incisión en el cráneo para tratar el aneurisma cerebral. En cambio, se introduce un catéter desde un vaso sanguíneo en la ingle y se lo conduce hasta los vasos sanguíneos del cerebro. Se utilizará una fluoroscopia (radiografía en tiempo real) para asistir la conducción del catéter hasta el cráneo y hasta el aneurisma.

    Una vez que se colocó el catéter en la posición correspondiente, se conducen espirales de platino muy pequeños a través del catéter hacia el aneurisma. Estos diminutos y suaves espirales de platino, visibles con la radiografía, toman la forma del aneurisma. El aneurisma con el espiral se coagula (embolización) y se evita la ruptura. Este procedimiento se puede realizar con anestesia general o local.